Identidad tlaxcalteca: sí hay

puesto verduras w_

Siempre que visito la Ciudad de México la devoro. No sólo disfruto vivir su dinamismo y amplísima oferta gastronómica, sino también situarme en su contexto: mucha gente, movimiento, autos, lugares y sobre todo diversidad, que es lo que siempre hará más atractivas a las grandes ciudades y le imprime una identidad bien definida. Puebla es otra ciudad con una identidad bien definida; el clima, la gente y la comida, evidentemente. Voy dos o tres veces a la semana por la cercanía y porque tengo algunos amigos cocineros poblanos.

La identidad aparenta ser algo con lo que estamos peleados en Tlaxcala. Nos olvidamos de nuestra historia, riqueza, trasfondo y volteamos a los vecinos (o a los no tan vecinos) y entonces intentamos hablar como ellos, vestirnos como ellos y queremos comer como los de allá cuando deberíamos empezar por comer lo de acá.

Soy parte de una generación (al igual que muchas otras anteriores) que tuvimos que movernos a otro estado o país para encontrar un mejor desarrollo académico, cultural o laboral. Para abrirnos los ojos, quizá, ampliar nuestro panorama. He de confesar que en algunas ocasiones, cuando charlo con amigos me cuestionan el haber regresado al estado, menosprecian nuestra cultura, historia y evidentemente nuestra verdadera identidad. Más allá de molestarme, me motiva el saber que hay muchas oportunidades para crecer a partir de nuestras raíces, nuestra autenticidad; quiero formar parte de la generación que impulsa ese cambio, así sea desde mi cocina, desde mi taller, con mi equipo, trabajando bien, con ganas, entendiendo nuestra cultura y, si tengo la oportunidad, compartiéndolo con otros estados del país o con otros países.

He tenido muchos conflictos tratando de entendernos e interpretarnos, pero también se siente muy chingón encontrar a gente con la que compaginamos: con mis amigos alfareros, fotógrafos, cineastas, promotores culturales, restauranteros, cocineros y otros, que aunque pareciéramos los menos, guardamos mucho amor por lo propio.

Anuncios